Friday
June 9, 2006
SGN.org
Volume 34
Issue 23
 
search only SGN online
Saturday, Nov 16, 2019

 

 



 
ENTRE LATIN@S By Florentino M. Lopez
El amor que sí se atreve a decir su nombre.
Estados Unidos de América significa muchas cosas para cualquier Latinoamericano y sería interminable nombrar todas las ideas que genera tan sólo el nombrar este país.

Dentro de esta inmensidad de ideas y sentimientos que nos provoca este nombre me gustaría revisar una de gran importancia para nuestra comunidad LGBTQ.

La libertad de poder expresar nuestra orientación sexual que conlleva el mudarse de nuestro país de origen al gran sueño americano.

Y por supuesto que no quiero generalizar pues hay casos en los que esta libertad de expresión se trae desde nuestro pueblo o ciudad de origen.

Es interesante notar que la diversidad sexual y los comportamientos sexuales de las personas encuentran un medio más amable para expresarse y practicarse en cuanto pisan tierra desconocida, espacio a conquistar, territorio a explorar y voluntad a forjar.

El separarse de la familia y del medio social que nos ha visto crecer para algunos es doloroso, mientras que para otros es el paso necesario para crecer en la búsqueda de nuestra propia voz. Dejar el personaje construido con ayuda del machismo, sexismo y homofóbia en casa es el inicio del proceso liberador que toda persona emprende en su viaje al norte.

El emigrar e instalarse en la nueva realidad es un camino que uno nunca sabe cuando inicia y cuando acabará. Creo que desde el primer momento que barajamos la idea de emprender el vuelo ya estamos considerando la posibilidad de expandir nuestros horizontes vitales. El nuevo escenario es oportunidad para reconsiderar nuestras elecciones amorosas: ya no hay a quien mentir respecto a nuestra hombría.

Nuestra vida cambia, nuestra manera de ser sufre una transformación paulatina donde la búsqueda de nuevos valores y nuevas ideas buscan certificar y validar nuestra existencia.

Iniciamos la búsqueda de lugares LGBTQ, indagamos sobre las discotecas donde sabemos que somos bienvenidos, preguntamos sobre las organizaciones que trabajan para nosotros, visitamos o nos mudamos a los barrios que se caracterizan por celebrar nuestra diversidad, identificamos a nuestros pares y nos esmeramos en construir nuevas amistades basadas en la libertad y el respeto a nuestras diferencias.

Algunas veces nos asaltan ideas sobre travestismo, otras veces consideramos seriamente nuestro cambio de género y siempre existe en nosotros la idea de ser radicales o de al menos dar el siguiente paso de acuerdo a nuestro propio proceso de salir del closet.

La existencia de un desfile LGBTQ nos apasiona y se convierte en todo un reto para nosotros mismos. En algunos casos es el inicio de nuestra declaración y en otros es tan solo la confirmación de nuestra manera de ver el mundo. Salir a las calles y encontrar una multitud que te aplaude, que te impulsa y felicita por ser quien eres se convierte en una de nuestras máximas satisfacciones.

Pero, no siempre las cosas pintan como las hemos descrito.

Emigrar es siempre una apuesta y algunas veces la tierra desconocida nos paraliza o nos sumerge en un mundo de negación y de homofóbia interna.

Tal pareciera que nuestros fantasmas, aquellos con los que crecimos o que nos regalaron para reprimir nuestro verdadero YO emergen desde lo más profundo de nuestros temores y se aposentan para ganarnos la batalla por nuestra liberación sexual.

Algunas veces a homofóbia, el sexismo, el machismo, la discriminación por ser diferente, la descalificación del débil, el rechazo del que llora, del sensible, del que tiene la voz delgada, del que tiene maneras delicadas para hablar, para comportarse se apoderan de nuestras convicciones y nos convierten nuestra vida en un verdadero tormento.

Otras veces la homofóbia, el temor a nuestras diferencias, a nuestra manera de jugar con la bicicleta y nuestra negación de jugar con muñecas, a nuestra terquedad de usar pantalones y camisas, a nuestra debilidad por usar cabello corto y negarnos a maquillarnos, a nuestro empeño por construir nuestra identidad, se impone y nos anula la existencia misma.

Lo más importante de nuestro periplo es darnos la oportunidad de encontrarnos a nosotros mismos y conciliar nuestras creencias con nuestra vida.

La tierra del sueño americano no siempre es la solución para nuestro reconocimiento y nuestra búsqueda, no siempre nos convierte en seres liberados y reconciliados con nuestra existencia pero, para muchos es el inicio de su camino liberador.

Y es aquí donde Entre Hermanos juega un papel importante en este proceso.

Estamos para ofrecerte un espacio seguro y digno para todos nosotros, para luchar en contra de la propagación del VIH-SIDA, para luchar en contra de la homofóbia y de los prejuicios que no nos dejan ser libres, para ofrecerte la posibilidad de expresarte en nuestro programa de radio semanal, para asegurar un lugar a todos aquello que aún están en el closet y que algún día saldrán.

Lo más importante es saber que existen los recursos para que tú seas mejor y te conviertas en voz de una comunidad más fuerte.

Entre Hermanos.1505 Broadway. Seattle,Wa. 98122.

Lunes 12 de Junio 6:00 pm. Taller sobre Sexualidad Humana. Ven y discute con el Místico sobre las diferentes perspectivas que tienen las religiones y las sociedades sobre nuestra orientación sexual.
 

International Readers
We want to learn about you and have you tell us about Gay Life where you live.
Please click here



Seattle Gay Blog
It's new!
A blog created
by the SGN staff
so you can be heard

Free/Anonymous HIV& STD Testing


working for the freedom to
marry since 1995


copyright Seattle Gay News - DigitalTeamWorks 2006